Press "Enter" to skip to content

El sleeve gástrico es la técnica de reducción de peso más solicitada: Clínicas Be

La organización médica con diversas unidades asistenciales, Clínicas Be, es especialista en la cirugía de obesidad. La clínica tiene renombre por ofrecer tratamientos innovadores, realizados con las tecnologías más punteras. Una opción cada vez más solicitada por los pacientes, gracias a los beneficios que aporta, es el sleeve gástrico.

La técnica de reducción de peso más solicitada

Según el 5th IFSO Global Registry Report de 2019, presentado en el Congreso Mundial de Cirugía de Obesidad, el 58,6% de las intervenciones bariátricas realizadas en el mundo entre 2014 y 2018 fueron con la técnica del sleeve gástrico. Es decir, fue la técnica de reducción de peso más realizada. 

El procedimiento, también conocido como manga gástrica, tubo gástrico o gastrectomía vertical, es popular por la eficacia que presenta. Además, es más fácil de realizar que el bypass gástrico. La comunidad científica lo recomienda para tratar la obesidad y para casos en los que es necesario perder muchos quilos. También es recomendable para los pacientes que padecen diabetes o hipertensión.

Para garantizar unos resultados óptimos tras la intervención, es fundamental que los pacientes sigan buenos hábitos nutricionales, así como todas las indicaciones de los profesionales. El equipo de Clínicas Be, formado por cirujanos bariátricos, cirujanos plásticos, psicólogos y nutricionistas realizan el seguimiento necesario para cada paciente.

El procedimiento del sleeve gástrico

El sleeve gástrico consiste en una reducción de estómago. Concretamente, se extirpa entre el 70 y el 80 por ciento del estómago, que adquiere forma de tubo. La reducción de peso a partir del tubo gástrico se explica a partir de dos factores.

En primer lugar, reduce la capacidad del estómago y, consecuentemente, la ingesta de alimentos. El paciente deberá seguir una dieta especial para adaptarse a esta nueva composición. Por otro lado, el sleeve gástrico disminuye la sensación de hambre. Tal como explican los expertos de las Clínicas Be en la página web, «los niveles de Grhelina se reducen tras la intervención, lo que tiene su consecuencia directa en la pérdida de apetito».

La intervención se realiza en el quirófano de un hospital y se aplica anestesia general al paciente. Tiene una durada aproximada de entre 1 y 2 horas. Cabe destacar que se realizan mínimas incisiones.

A pesar de los beneficios que el procedimiento presenta, los profesionales valoran en primera instancia a los pacientes que cumplen los requisitos para someterse a la intervención con total garantía. En Clínicas Be son expertos en cirugía de obesidad y encuentran el tratamiento de pérdida de obesidad que mejor se adapta a cada caso específico.